¿Ha oído hablar del método del cuaderno japonés para ahorrar mucho a final de mes?

Si quieres gestionar mejor tus finanzas, haz como los japoneses y adopta el método del cuaderno japonés. Te ayudará a ahorrar mucho dinero. Averigua de qué se trata.

Cuando eres joven, lo único que haces es divertirte con tus amigos, ir bien en la escuela y pasar tiempo con tu familia. Luego, con los años, maduras, trabajas y tus días se llenan de responsabilidades, compromisos y preocupaciones varias. Entre las dificultades que tienes que afrontar está la cuestión de la financiación.

Hay que trabajar duro para ganarse la vida. Y hoy en día, mucha gente hace horas extras para cubrir todos sus gastos mensuales.

Sin embargo, no siempre las dificultades financieras se derivan de unos ingresos bajos. También hay quien tiene un buen sueldo pero no sabe gestionar sus finanzas en absoluto.

Por eso es necesario que cambies tus malos hábitos utilizando el método de la libreta japonesa conocido como kakeibo. Aquí tienes todos los detalles.

Kakeibo: el método del cuaderno japonés

A principios del siglo XX, el método Kakeibo empezó a popularizarse en Japón para gestionar el dinero en casa. Kakeibo significa «registro financiero familiar». Para ello, hay que controlar los gastos anuales llevando un registro preciso de los mismos, para poder ahorrar dinero a final de mes.

Para utilizar este método, necesitas un cuaderno y un bolígrafo para anotar todos tus gastos. También puedes hacerlo en tu ordenador o smartphone para que las anotaciones sean más concretas.

Cuando estés listo, escribe en el cuaderno cuánto dinero tienes cada mes y cuánto quieres ahorrar. A continuación, anota todos los gastos fijos que tienes que cubrir. La cantidad restante es la que tienes que gestionar bien.

Una vez que hayas hecho todas estas anotaciones, tienes que marcar todos tus gastos en el cuaderno cada mes y enumerarlos en cuatro categorías distintas: necesidades, ocio, cultura y gastos imprevistos.

El primer grupo, necesidades, incluye todo lo relacionado con alimentación, medicinas y ropa. La categoría de ocio abarca todas las actividades fuera de casa, como ir al cine o cenar fuera.

La tercera categoría es la cultura, que incluye ferias, compra de libros y visitas a museos. En resumen, todo lo relacionado con la cultura.

Por último, el grupo 4 cubre gastos imprevistos como obras u otros viajes urgentes.