Cadena de frío: ¿cómo seguir conservando los alimentos congelados cuando se los llevan a casa?

Los alimentos congelados son uno de los productos alimentarios más prácticos. Sin embargo, para aprovechar al máximo esta ventaja, hay que saber respetar lo que se conoce como «cadena del frío».

Esta regla se aplica no sólo a los productos congelados, sino también a los frescos. Siempre hay que garantizar una temperatura constante cuando se almacenan productos congelados o frescos, incluso cuando se está de viaje.

Esto ayuda a preservar las propiedades organolépticas de los alimentos, además de mantener un cierto nivel de seguridad sanitaria. La famosa «cadena de frío» de los productos congelados es importante porque bloquea el desarrollo de microorganismos que pueden causar intoxicaciones alimentarias.

Cadena de frío: ¿cómo mantener fríos los alimentos congelados al llevarlos a casa?

Si piensa comprar alimentos congelados en su próxima compra, debe estar bien preparado. Una de las soluciones recomendadas para mantener la «cadena de frío» es utilizar una bolsa isotérmica. En ella se almacenarán los cubitos de hielo.

Lo ideal es disponer de una nevera portátil en la que colocar los cubitos de hielo. Se trata de una solución especialmente eficaz y práctica para conservar productos congelados durante un máximo de 2 horas.

También hay que ser estratégico a la hora de hacer la compra. Acuérdate de comprar los alimentos congelados en último lugar, para que aún estén fríos antes de colocarlos en los recipientes de conservación en frío.

Y no te entretengas mientras haces la compra. En cuanto termines, vuelve a casa y evita absolutamente exponer los alimentos congelados a altas temperaturas, como las del maletero, sobre todo en verano. Es una norma importante, incluso si ya los has metido en una bolsa isotérmica.

Y el esfuerzo continúa durante todo el trayecto, porque al llegar a casa, saca inmediatamente los productos congelados y mételos en el congelador. Mantén una temperatura de -18 °C.

¿Qué debo saber sobre la descongelación?

La causa de la intoxicación alimentaria es el choque térmico provocado por la descongelación si descongelas los alimentos congelados a temperatura ambiente. Por eso hay que trasladar estos productos al frigorífico antes de cocinarlos.

No es necesario descongelar los productos en sí. Pero también puedes utilizar la función «descongelar» del microondas.

Por último, evite volver a congelar un producto descongelado, ya que aumenta considerablemente el riesgo de proliferación bacteriana.