¿Cómo puedo blanquear las paredes de la ducha y el baño afectadas por el moho?

A menudo, las manchas de moho tienden a formarse en las paredes del baño y, especialmente, en las esquinas de la ducha, que aparecen como manchas negras de suciedad.

Esto ocurre por la alta concentración de humedad que encontramos en este ambiente, debido a los vapores de la ducha.

Pero, afortunadamente, existen consejos para eliminar el moho de las paredes del baño y de la ducha de forma rápida y sencilla. ¡Descubrámoslos juntos!

Bicarbonato
Empecemos por el bicarbonato, un ingrediente de despensa capaz de limpiar, eliminar manchas y desengrasar superficies sin dañarlas, gracias a su ligera acción abrasiva.

Para utilizarlo en este caso, mezcla en un bol 4 vasos de agua y un vaso de bicarbonato de sodio hasta obtener una especie de crema.

A continuación, utiliza un cepillo de dientes o una esponja para aplicar la mezcla en los rincones del baño o la ducha y déjala actuar unos 20 minutos. Por último, acláralo y listo: ¡las manchas de moho serán cosa del pasado!

Limón
Un segundo truco muy eficaz contra las manchas de moho es utilizar limón, que tiene propiedades desengrasantes, desinfectantes y blanqueadoras. Como es lógico, se utiliza para devolver a la ropa su blancura original sin necesidad de lejía.

Así que mezcla medio vaso de zumo de limón con 4 cucharadas soperas de bicarbonato sódico para formar una especie de pasta y aplícala sobre las zonas afectadas por la cal. A continuación, utiliza un cepillo de dientes viejo o un estropajo no abrasivo para frotar bien y aclarar.

También puedes verter el zumo de 1 limón grande en un paño y colocarlo directamente sobre las zonas afectadas y dejarlo actuar durante aproximadamente 1 hora. Por último, aclara bien con una esponja y ¡listo!

Vinagre
Después del bicarbonato y el limón, ¿cómo no mencionar el vinagre, capaz de eliminar la suciedad más incrustada en la mayoría de superficies? Recuerda que este ingrediente también es una bendición para eliminar las manchas amarillas del baño.

Llena una botella con tanta agua como vinagre y agítala para mezclar los ingredientes. Llegados a este punto, sólo tienes que pulverizar la mezcla sobre el moho del baño y dejar que actúe durante un rato. Por último, frota con una esponja suave para eliminar los restos y aclara: ¡adiós moho en el baño!

Nota: Te recordamos que no utilices vinagre, ácido cítrico ni limón en el caso de baldosas de mármol o piedra natural, ya que podrías corroerlas.

Ácido cítrico
Además del vinagre, también puedes utilizar ácido cítrico, un compuesto derivado de los cítricos que puede desengrasar, blanquear y eliminar el moho. Además, es un regalo del cielo gracias a su acción antical que puede limpiar a fondo los electrodomésticos.

Mezcla 150 gramos de ácido cítrico en 1 litro de agua y vierte la mezcla resultante en un pulverizador. A continuación, rocíalo sobre las paredes de la ducha y el cuarto de baño donde se haya formado el moho y déjalo actuar unos minutos. Por último, frota con un cepillo o una esponja y ¡tu baño volverá a estar blanco en un abrir y cerrar de ojos!

Truco del algodón
Por último, veamos el bastoncillo de algodón, que puede utilizarse en los rincones más estrechos para eliminar las manchas de moho negro de forma rápida y sencilla. Todo lo que necesitas es

400 ml de agua
2 cucharadas de agua oxigenada
1 cucharada de sal fina
2 cucharadas de bicarbonato sódico
Algodón (cantidad a adaptar)
Disolver el bicarbonato y la sal en un cazo con agua y llevar a ebullición. A continuación, añadir el peróxido de hidrógeno y apagar el fuego.

Una vez que la mezcla esté tibia y ya no caliente, sumerge completamente los algodones o discos en la solución y, sin presionarlos, colócalos a lo largo de las esquinas, asegurándote de que se adhieran a ellas. Después, déjalos durante una hora aproximadamente, antes de retirarlos y aclararlo todo: ¡adiós al moho!

¿Cómo evitar la formación de suciedad, cal y moho?
Los métodos vistos hasta ahora te ayudarán a eliminar las manchas de moho que se han instalado en los rincones de tu cuarto de baño. Pero, ¿cómo evitar que se formen? Es fácil, ¡sólo tienes que seguir estos pasos!

En primer lugar, te recomendamos que ventiles el cuarto de baño de vez en cuando y utilices un ventilador calefactor durante la ducha y la media hora siguiente para absorber el exceso de humedad. La concentración de humedad es la principal causa de la aparición de moho.

Igualmente importante para evitar el moho en la cabina de ducha es aclarar siempre la mampara, los azulejos y el plato después de ducharse y secarlos bien, utilizando si es posible un rascador de cristales.

Advertencias
Nuestros consejos son inocuos y suaves, por lo que pueden no «funcionar» en caso de moho negro persistente. En ese caso, le aconsejamos que se ponga en contacto con un especialista. Utilice siempre guantes y mascarilla para limpiar las manchas de moho.