¿Cómo puedes mantener tu casa en orden? Aquí tienes el método japonés de Marie Kondo.

¿Ha oído hablar de la autora japonesa Marie Kondo? Con su bestseller «El poder mágico de ordenar: el método japonés que transforma tu espacio y tu vida», ha revelado sus métodos esenciales para mantener el hogar ordenado y organizado.

La clave está en seguir las recomendaciones con cierta determinación para llevar el orden, la organización y la alegría a su hogar.

Veamos cómo poner en práctica este método.

¿Cuáles son las reglas básicas de la técnica de Marie Kondo?

Aplicar el método de una sola vez

Si has decidido probar este método, la regla de oro es hacerlo todo de una vez. Es decir, no dividir las distintas tareas en varios días, sino hacerlas todas a la vez.

Según la experta Marie Kondo, aplazar las tareas puede multiplicar los fracasos. Así que debes hacerlo todo en un solo día, pero no a lo largo de varios días.

Ordenar por categorías de objetos

En este método, hay que clasificar por tipo de objeto y en este orden preciso: ropa, libros, papeles/hojas/documentos, komono o baratijas y objetos con valor sentimental.

Para ello, debes centrarte en una categoría cada vez. Reúnelos y ponlos sobre una superficie o en un rincón de la habitación. Después, piensa qué hacer con ellos.

Despejar la casa

Declutar es útil para eliminar de su casa ciertas cosas que ya no aportan nada a su vida cotidiana. Por ejemplo, puede haber ropa que conservas desde hace años pero que no te trae ningún recuerdo positivo. Lo mismo ocurre con ciertos objetos que tienes en casa y que simplemente no sirven para nada.

No tienes que tirarlos, sino reciclarlos o dárselos a otras personas que los necesiten.

Durante esta etapa, tienes que ser capaz de tomar una decisión rápida entre conservar o donar un objeto.

Guardar la ropa

Una vez ordenada toda la ropa, hay que doblarla con cuidado en el armario. Para ello, convierte las camisetas y sudaderas en pequeños rectángulos que quepan fácilmente en los cajones para aprovechar al máximo el espacio.

También puedes utilizar el truco de la matrioska, que consiste en disponer las prendas en recipientes o cajas que puedan colocarse unas encima de otras para ahorrar espacio.