Descubra la lista oficial de utensilios que no pueden lavarse en el lavavajillas

Junto con la lavadora, el lavavajillas es uno de los electrodomésticos más importantes. Gracias a esta revolucionaria máquina, sobre todo en el caso de los modelos más recientes, ya no tendrá que realizar la pesada tarea de fregar los platos.

El único inconveniente es que no todos los utensilios se pueden lavar en esta máquina. Hemos recopilado los nombres de todos esos utensilios que harías bien en tener en cuenta para no provocar problemas mucho más graves con tu lavavajillas.

¿Cómo reconocer un utensilio apto para el lavavajillas?

Al igual que con la lavadora, le aconsejamos que consulte la etiqueta del artículo en cuestión.

Cuando desempaques utensilios nuevos, comprueba si tienen un símbolo que muestre gotas de agua o un mensaje que indique claramente que pueden lavarse en el lavavajillas. No olvides preguntar si ya has tirado el envoltorio.

Esta es la lista oficial de utensilios que no pueden lavarse en el lavavajillas

Como probablemente ya sepas, las tazas, platos y cubiertos de porcelana no se pueden lavar en el lavavajillas. Debes lavarlos siempre a mano. El lavado a máquina no es adecuado debido a la alta temperatura. Esto decoloraría los utensilios o simplemente los dañaría.

Lo mismo ocurre con los cubiertos de plata. Deben lavarse a mano, ya que el contacto regular con la máquina puede desgastar rápidamente los utensilios. La lista también incluye los tarros de cristal con etiquetas. Es imprescindible quitar la etiqueta antes de lavar el tarro.

También está el prensa ajos o el rallador, que no van a la lavadora. Los pequeños residuos pueden afectar fácilmente al funcionamiento general del aparato.

En el caso de las cacerolas de hierro fundido, lávalas a mano, aunque pueda resultar una tarea desagradable. De hecho, el contacto entre el revestimiento antiadherente de las sartenes y la alta temperatura puede provocar la formación de óxido.

«Y por último, pero no por ello menos importante, los utensilios de madera y los vasos de cristal son los verdaderos enemigos de tu lavavajillas. Mientras que la madera tiende a absorber el producto, el cristal puede romperse cuando entra en contacto con agua demasiado caliente.